rehabilitación energética by Fassa Bortolo
Inicio
contacto
  El pasado 4 de octubre tuvo lugar en Ferrara la ceremonia de entrega del Premio Internacional de Arquitectura Sostenible Fassa Bortolo. Fue la 12ª edición del Premio, impulsando el concepto de «Sostenibilidad», promoviendo y apoyando proyectos arquitectónicos que puedan respetar y coexistir con el entorno. Una vez más, muchos profesionales participaron en la división «Proyectos Construidos», siendo galardonados este año, con 83 Estudios de Arquitectura e Ingeniería de todo el mundo. Estamos seguros de que el Premio puede ser para todos nuestros colegas un importante estímulo para más y más profesionales.
Carta del presidente del jurado - Thomas Herzog
La duodécima edición del Premio Internazionale Architettura Sostenibile Fassa Bortolo (Premio Internacional de Arquitectura Sostenible Fassa Bortolo) atrajo 83 proyectos de más de 30 países. A partir de un estudio inicial, los miembros del jurado pudieron emitir un juicio general positivo, ya que, a pesar de que algo similar había ocurrido en ediciones anteriores, notaron un nuevo aumento en el nivel promedio de presentaciones en términos de calidad arquitectónica y ambiental sostenibilidad, así como un aumento en las tipologías de edificios propuestos. Los proyectos presentados provienen de diversas situaciones geográficas y climas, presentan una variedad de funciones, así como componentes constructivos, para por ejemplo, hacer un uso óptimo de la luz natural o controlar de manera efectiva la sombra. La diversificación de los proyectos según el uso de diferentes elementos para la construcción de la envolvente de un edificio resalta la influencia que estos pueden tener en un nivel funcional con respecto a las influencias climáticas externas diarias y estacionales, así como, por supuesto, a la apariencia estética de los edificios. La alta calidad promedio de las contribuciones exigió un análisis más complejo, que en muchos casos requirió una evaluación muy detallada y una comparación diferenciada. Por esta razón, tanto la identificación de las características específicas y la interacción de éstas con la intención arquitectónica general tuvieron un peso considerable en las discusiones subsiguientes del jurado. Entre los aspectos bajo examen, se prestó especial atención a las siguientes características: la densidad urbana, la posibilidad de cambiar funciones mientras se mantiene la estructura de una construcción, la adaptación de un edificio a lo largo del tiempo, la autoconstrucción, la diversidad en la construcción de las paredes exteriores, el resurgimiento del hormigón in situ con su enorme ventaja de coherencia y continuidad del material, su robustez y larga vida, todos estos atributos gracias al uso de nuevos desarrollos en hormigón armado con fibra y cemento coloreado. Una vez más, se observó que es invariablemente más fácil llegar a soluciones estéticas claras cuando se trata de proyectos pequeños y medianos; estos pueden ser significativos en términos de intención arquitectónica y de forma consistente hasta los detalles. Por otro lado, en proyectos más grandes con sistemas estructurales complejos, la necesidad de acomodar muchas funciones diversas, así como su idoneidad para una variedad de usos, el jurado observó con bastante frecuencia la intención de los arquitectos de ofrecer una larga vida y adaptabilidad a las necesidades cambiantes, sin la necesidad de alterar sustancialmente la estructura. Por supuesto, el trabajo del jurado funcionó de acuerdo con la definición de un sistema de evaluación efectivo compartido y no fue influenciado por diferencias inevitables en las preferencias personales de sus miembros. Más allá de todas las características que pueden ser exclusivas de un proyecto en particular, siempre hay una secuencia de criterios técnicos objetivos para una evaluación científica adecuada, tal como se ha establecido con éxito en las últimas dos décadas para “proyectos sostenibles”. En definitiva, los proyectos premiados con medallas de oro y plata, así como las obras que obtuvieron una distinción especial en la lista restringida gracias a sus muchos aspectos singulares en diseño e implementación, de los cuales casi la mitad fueron considerados merecedores de una “mención de honor”, provienen de regiones muy diferentes por lo tanto, revelan la variedad de posibles contribuciones al tema de la sostenibilidad y comparten una alta calidad arquitectónica con una característica de universalidad suficiente para ser considerados ejemplos inspiradores para el enfoque conceptual de la obra de cada arquitecto. Este es un aspecto que no solo debe mencionarse, sino que debe ser destacado, ya que representa algo bastante excepcional. Thomas Herzog El jurado Thomas Herzog – Alemania (presidente) Louisa Hutton – Gran Bretaña Diébédo Francis Kéré – Burkina Faso Roberto Di Giulio – Italia Nicola Marzot – Italia (secretaria)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies